¿De dónde viene la Paella?

La paella es un plato totalmente arraigado a la cultura gastronómica de nuestro país. Forma parte de las cartas de muchos restaurantes a lo largo y ancho de la geografía española, pero ¿sabemos el origen de su nombre?¿quiénes fueron los pioneros en sus preparación?

Existen muchas referencias sobre el origen de la palabra ‘paella’. Una de las teorías es que viene del latín, patella, nombre del recipiente metálico que se usa para cocinarla y que en la Comunidad Valenciana, además, significa sartén.

Otra es que ‘paella’ viene de la palabra árabe ‘baqiyah‘, que significa restos. Un dato relevante en esta teoría es que el arroz fue traído a España por los páramos en el siglo VIII, como se conocían a los habitantes del norte África.

Buscándole el lado romántico, parece que hay una historia en la que un hombre preparó paella para ganar el amor de su novia. De ahí que se pueda considerar que deriva de “para ella” o “por ella”, ya que aunque en España la cocina es más cosa de mujeres, este plato, tradicionalmente, es cosa de hombres.

Basándonos en la procedencia, la paella es un plato de origen humilde que surge por la necesidad. Se localiza en las zonas rurales arroceras próximas a la Albufera, la idea parece provenir de agricultores que, buscando una comida sencilla y en la que poder utilizar los ingredientes que tenían (pollo, conejo de campo o aves, variedades autóctonas de judía verde y garrafón, además de algunos caracoles) decidieron mezclarlo todo. La cocinaban a fuego lento, utilizando leña seca de naranjo, que le aporta un sabor y olor característico y diferente. Se comía directamente en el recipiente, con todos los comensales alrededor y con cuchara de madera. En aquella época era común que fueran los hombres quienes preparaban la paella en el campo, costumbre que se mantiene en muchos hogares hoy día.

Si partimos de este hecho, es posible que la paella de marisco tuviera un origen parecido pero con ingredientes provenientes del mar y la pesca como es la sepia, calamares, cigalas, almejas, mejillones…

Sea como fuere, lo que es un hecho comprobado, es que este plato de arroz es sinónimo de buen comer y de disfrute culinario. Por eso, te animamos a que te pongas en contacto con nosotros para probar nuestros arroces de quinta gama y así, ofrecer un producto de alta calidad en tu restaurante.